Contenidos Inteligentes, la clave del éxito de Ikea (I)

28-Mar-18 by Somos Cranius

La multinacional sueca es experta en ofrecer Contenidos Inteligentes

Seguro que tú también has visitado Ikea en alguna ocasión y te has acabado tirando de los pelos. Acudir a estos grandes almacenes en busca de algún mueble o accesorio para el hogar puede ser desesperante. Pero aún así, nos encanta. Ikea ha sabido convertir la experiencia de compra en un proceso agradable para el consumidor. Y es que, la mutinacional sueca es experta en ofrecer contenidos inteligentes a sus clientes. El día de la visita a los almacenes, se convierte en festividad, y el proceso es casi ritualístico. Muchos son los preparativos que tendremos en cuenta para hacer de la compra una aventura inolvidable. Y una vez allí, nos encanta perdernos, desesperarnos, jugamos a ser indecisos exploradores. Cuando vamos a Ikea, gana Ikea, pero también ganamos nosotros. ¿Por qué?

La compañía sueca que conquistó el terreno de la decoración de interiores, llegó a España en el año 1996. Desde entonces, se ha convertido en la compañía líder en su sector. Ya no solo en España, sino en el resto del mundo. La gran proeza de Ikea se debe a diversos factores que conforman la fórmula del éxito: un catálogo de precios asequibles a todos y la personalización de sus contenidos. Ikea tiene a un amplio equipo de especialistas en diferentes ámbitos (diseñadores, ingenieros, fotógrafos, redactores…) encargados de estudiar a fondo el comportamiento del consumidor, su contexto, las interacciones que allí surgen…Por ello, es el ejemplo perfecto de cómo ofrecer contenidos inteligentes. Recordemos que, contenidos inteligentes son aquellos que se personalizan, se adaptan al consumidor.

Su catálogo se encuentra entre los libros más impresos del mundo. Contiene más de 72 variaciones en función del país en el que se distribuye. Esto, en gran parte, es resultado de un minucioso análisis del consumidor. Ikea se adapta a las costumbres, tendencias, y preferencias de cada país. Su filosofía “muebles, prácticos y asequibles para todo el mundo”, su siempre original estrategia publicitaria, y su amplia variedad de productos son su punto fuerte. Ikea ha sabido cómo combinar sus cartas para posicionarse a la cabeza de sus competidoras. Para ello, ha puesto en el centro al consumidor. Su prima es escuchar las necesidades del consumidor, sus inquietudes, y actuar conforme a ello.

Como cualquier empresa, Ikea comenzó su recorrido desde lo más bajo. En 1943, cuando Ingvar Kamprad todavía era un renacuajo, comenzó a vender cerillas a sus vecinos. Poco después, descubrió que, comprando cerillas al por mayor, obtendría mayores beneficios, incluso vendiendo su producto a bajo coste. Así despertó en el pequeño Ingvar la motivación.

En 1946, aprovechando una paga extra de su padre, decidió crear un negocio. En este momento, Ikéa (con tilde, entonces), sólo  vendía accesorios: bolígrafos, carteras, marcos para cuadros, tapetes, relojes y joyas. Dos años más tarde, en 1948, Ingvar Kamprad empezaría con la distribución de mobiliario. En esta nueva etapa del negocio, Ingvar contó con fabricantes locales, y su propuesta tuvo tan buena acogida que no tardaría en vender muebles a gran escala. Ingvar crea su primer catálogo en 1951.

No obstante, la concepción que tenemos hoy de Ikea nacería más tarde. En el año 1953, Ikea solo vendía a través de catálogo. Con la inauguración de la primera exposición mobiliaria en Älmhult, los clientes podrían interactuar con los muebles (tocarlos, visualizarlos, imaginarlos en sus casas…). El primer almacén de Ikea había nacido. Ingvar abrió su primera tienda tras una gran inversión, pero la superó con creces rápidamente: en el año 1954, la facturación de la empresa superó los tres millones. Ikea había empezado su camino hacia el éxito. En el 63 abriría una tienda en Noruega, la primera fuera de Suecia. A partir de este momento, la empresa no dejó de expandirse. En la actualidad, Ikea cuenta con 314 tiendas distribuidas en 38 países.

Ikea y el diseño de interiores

Los inicios de la carrera profesional como vendedor de muebles de Ingvar Kamprad no fueron fáciles. Había inventado un modelo de negocio exitoso, basado en ofrecer muebles prácticos a precios muy bajos. Esto alertó a sus competidores, que aprovecharon para poner en tela de juicio la calidad de unos muebles tan baratos. Por suerte para Ingvar, la apertura de su tienda ayudó bastante a no minar su reputación. El almacén permitía a los clientes comprobar en primera persona los muebles y juzgar su calidad por ellos mismos.

Los competidores de Ikea trataron de excluir a Ingvar de la industria, impidiéndole asistir a ferias de muebles regionales, y manchando la imagen del empresario. Tanta fue la presión ejercida, que incluso la Asociación Nacional de Comerciantes de Muebles amenazó a los productores para que no hicieran tratos con la firma sueca.

Ingvar pasó duros años tratando de salvar su negocio de la hostilidad de la competencia. Muchos productores decidieron mantenerse fieles a la marca, puesto que confiaban en el negocio. En ocasiones tuvieron que colaborar de forma clandestina. Aún así, ante las dificultades, la desconfianza, y la constante presión, Ikea decidió diseñar sus propios muebles. Así fue como empezó el camino hacia el ascenso de la firma.

Diseño inteligente

Como ya hemos mencionado, el punto fuerte de Ikea, indiscutiblemente, es su amplia oferta a bajo coste. En un almacén cualquiera de Ikea podemos encontrar más de 300 artículos diferentes a precios asequibles. Para distribuir a bajo precio, la empresa ha recurrido a diferentes estrategias. Estas, además de abaratar costes, le permitieron ofrecer contenidos inteligentes, originales. Lo que diferencia a Ikea de otras tiendas es que en Ikea, el cliente tiene un papel activo. Participa durante todo el proceso de compra: él decide qué muebles quiere y el tiene la posibilidad de transportarlos. Por último, lo que constituye a día de hoy el sello de la marca: el cliente es quien tiene que montarlos.

El automontaje tiene dos grandes ventajas: en primer lugar, abarata costes. Al eliminar una tarea del proceso, evidentemente, el valor final del producto disminuye. Pero, además, el automontaje permitió constituir una nueva forma de negocio inteligente: al tener que armar sus propios muebles, el cliente se convierte en una parte necesaria del proceso, y participa en él de forma activa.

La implicación del cliente en la compra, la creación de ese sentimiento de participación…son algunas formas originales de animar al consumidor a comprar. Esto es el verdadero contenido inteligente. Es así como Ikea dio en el clavo: preocupándose por el bienestar del cliente durante el proceso de compra. Además, el hecho de tener que transportar muebles desarmados exigía embalajes más planos y de menor tamaño, por lo que, a su vez, esto también redujo el coste del producto.

Por otro lado, otro logro para la multinacional sueca fue apostar por el diseño inteligente. Ikea comenzó a diseñar sus propios muebles como recurso para huir de la competencia. Sin embargo, actualmente, una gran cantidad de diseñadores colabora con la firma. La integración de artistas y diseñadores desemboca en una mayor riqueza, y variedad en la oferta. Muchos de estos artículos llevan el nombre de su diseñador. De este modo, a la vez que Ikea se enriquece del trabajo de artistas, porque obtiene un “plus” de calidad en sus productos a bajo precio, pero los artistas se enriquecen del trabajo de Ikea, y encuentran en ella la oportunidad de dar salida y voz a su creatividad.

Por parte de la firma, este ha sido un buen recurso para fomentar la creación y, a su vez, generar fidelidad en el cliente. Por
supuesto, todos los diseños deben compartir algo en común: los valores de la marca. Se trata de que los artistas se empapen de la filosofía de Ikea: el diseño al servicio de la necesidad del cliente. La funcionalidad es un requisito clave en cualquiera de los productos del catálogo de Ikea. De hecho, no es de extrañar que lo más aclamado del catálogo sean sus productos de almacenaje.

Como en Ikea, en ningún sitio

Ikea se encuentra constantemente buscando nuevas formas de comunicarse con el consumidor. Para la firma, la máxima es el cliente y hay que velar por su bienestar. Casi todo el catálogo de productos de Ikea está diseñado pensando en la funcionalidad y la comodidad de sus clientes. Sin embargo, la firma quiso llevar esto un poco más lejos, y trazó estrategias para convertir sus tiendas en un auténtico hogar. Con muchos metros cuadrados repletos de muebles, es fácil perderse por los pasillos de un establecimiento Ikea. Cuando Ingvar se percató de ello, pensó que, ya que sus clientes iban a pasar demasiado tiempo en la tienda, ¿por qué no hacer de esta experiencia algo cómodo y placentero?

Ikea abrió su primer restaurante en el año 1961, en la tienda de Älmhult (Suecia). El objetivo era hacer la compra más fácil al consumidor, a la vez que Ikea le regalaba un buen día. Comprar se convertía así en una experiencia agradable. Actualmente, se mantiene esta
filosofía. Ikea cuenta con cafeterías, zonas de descanso, y zonas de juego para niños. Otro de los puntos fuertes de los establecimientos Ikea es la organización de productos por estancias. En sus establecimientos, los productos expuestos se organizan según la parte de
la casa a la que pertenecen. Esto hace mucho más amena la compra para el cliente, favoreciendo la organización.

Desde sus inicios, Ikea ha buscado con éxito la innovación en su forma de ofrecer contenidos. Su originalidad proviene de su capacidad de escuchar al consumidor y predecir tendencias y necesidades. Actualmente, el consumidor se encuentra expuesto a una saturación de contenidos. Ante la situación, muchos contenidos pasan desapercibidos sin llamar la atención del consumidor. Por esto ello es necesario encontrar nuevos caminos. Hay que encontrar nuevas vías para elaborar contenidos inteligentes, capaces de sorprender. En Cranius adoramos hablar de la evolución de Ikea, porque es una prueba perfecta de lo eficaz que resulta escuchar al consumidor para diferenciarse, y personalizar el contenido. Ikea ha sabido cómo documentarse para adaptarse constantemente al contexto y a los tiempos, y donde mejor podemos percibir esto es en su historial de campañas publicitarias, que son mundialmente conocidas.

 

¿Recuerdas alguna? Déjanos refrescarte la mente con la segunda parte de este especial. Continúa tu lectura…

Tags

Artículos Relacionados

Campañas publicitarias de Ikea, clave del éxito 2 Campañas publicitarias de Ikea, clave del éxito 2
02-Abr-18 by Somos Cranius

Campañas publicitarias de Ikea, clave del éxito

Otro pleno de Ikea: sus campañas publicitarias son inolvidables.

En la primera parte de este especial, os hablábamos de los factores del éxito de Ikea. Ya hemos visto que la clave del éxito de la firma sueca, es el resultado de una toma de decisiones original y una buena estrategia de comunicación. Ikea ha sabido cómo ganarse fielmente nuestros corazones. Pero, parte del éxito de su éxito también se debe a la importancia que le dan a la publicidad. Otro de los puntos a favor de la marca, son sus campañas publicitarias. Ikea siempre ha sabido palpar la emoción y utilizar códigos que han hecho de algunas de sus campañas publicitarias auténticos mitos.

Nos encontramos constantemente expuestos a una gran cantidad de información, y cada vez es más difícil que el mensaje que llegue al cliente. Las empresas tienen que buscar formas originales y estratégicas de comunicarse: hay que crear contenido relevante. El contenido inteligente se ha convertido en la única alternativa para llamar la atención del usuario que se encuentra saturado de información. Las empresas están empezando a crear contenidos inteligentes para que sus clientes les escuchen. Podemos proporcionarlo en nuestros productos o servicios. Otra forma de hacerlo es a través de nuestras campañas publicitarias. Para elaborar contenido inteligente, es necesario conocer al consumidor y categorizar bien a nuestro buyer persona. Pero, además de esto, las empresas comienzan a comprender que las tecnologías son una perfecta herramienta para ofrecer contenidos inteligentes al usuario.

Ikea destaca por apostar fuerte por la creatividad y la originalidad en sus campañas publicitarias. Sus Spots televisivos y las campañas en redes sociales transmiten la filosofía de la marca desde el código de humor. Composiciones musicales pegadizas y eslóganes que acabaron siendo memorables, alusiones hechos anecdóticos y cotidianos, pellizcos emocionales que revuelven nuestra parte más humana… En sus estrategias publicitarias, Ikea ha sabido encontrar siempre la forma de acercarse al espectador, lo que le ha llevado a revolucionar también en el terreno de la publicidad, creando una personalidad propia.

En Cranius hemos querido enumerar, por orden cronológico, algunas de sus campañas más memorables, aunque también hemos agregado alguna otra que nos ha parecido original :).

Test de embarazo, con premio (2018) 

Las últimas campañas publicitarias de Ikea se viralizaron y obtuvieron muchísima repercusión, como decíamos, por su originalidad y su carisma. No obstante, la campaña más reciente de Ikea nos deja boquiabiertos. Åkestam Holst, agencia que trabaja mano a mano con la multinacional sueca, ha ideado un anuncio publicitario que, además, es un test de embarazo. Se trataba de un anuncio de cunas que incluía una pequeña marca. El anuncio proponía a las mujeres orinar sobre la marca, que tiene la misma tecnología que los tests de embarazo. De este modo, en caso de que el resultado sea positivo, la mujer se beneficia automáticamente de un descuento del 50% sobre el precio real de la cuna. Para elaborar el anuncio, tuvieron que adaptar el sistema de un test de embarazo al formato físico de la revista.

Recetas Originales (Canadá, 2017)

Uno de los principios básicos de Ikea es la funcionalidad: su último fin es facilitarnos la vida. Este principio se aplica a sus productos, pero también a sus campañas publicitarias. En esta ocasión, Ikea ha lanzado un proyecto de recetas ilustradas para acercar la cocina a todos, incluso a los que son menos virtuosos con los fogones. El proyecto, llamado “Cook this Page”, fue ideado por Ikea Canada.

Para elaborar la receta tan solo debemos ir siguiendo los pasos indicados en la hoja, sobre la cual están pintadas las siluetas de los diferentes ingredientes. Tan solo deberemos colocarlos en su lugar, teniendo en cuenta las cantidades que figuran en los dibujos. Una vez colocado todo, se cierra y se hornea todo el tiempo correspondiente. Como es lógico, los ingredientes necesarios pueden encontrarse en Ikea. Hasta el momento, el proyecto se ha puesto en marcha en el mercado canadiense, y sólo se han creado cinco recetas diferentes.

Díselo cantando (España, 2017)

MRM/McCann fue la agencia responsable de idear esta campaña publicitaria para Ikea en 2017. Con el nombre de “Díselo cantando”, la campaña trata de hacernos reflexionar sobre qué lugar ocupa nuestra casa en nuestras prioridades. Se compone de varias piezas audiovisuales para diferentes plataformas (televisión, digital…). Éstas, reflejan diferentes momento en los que la persona visita a un amigo y queda descontento con la decoración. El concepto que trata de representarse es el de: “si no te atreves, díselo cantando”.

En esta ocasión, Ikea trata de comunicarnos su visión acerca de la importancia en el orden y la decoración de la casa. El mensaje que se pretende transmitir es que la casa es ese espacio en el que convivimos y en el que pasamos tanto tiempo, por lo que su estado influirá en el nuestro.

No es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita (España, 2010)

Quizás, los momentos de crisis suponen un verdadero reto para aquellas empresas que quieren promocionarse. Deben recurrir especialmente en estas ocasiones, a la originalidad y la gracia, pues, ¿cómo vender cuándo poca gente puede comprar?

Con esta campaña, Ikea trata de transmitir un mensaje claro: la importancia no está en lo material, sino en la emoción, el sentimiento. Para ello, se crearon dos versiones de anuncios, uno de 40” y otro más corto, de 10”. En ellos se muestra cómo
conviven diferentes familias en diferentes casas, las cuales se transforman en espacios de ocio, de descanso, para compartir felicidad, e incluso, amor.

De nuevo, para esta campaña publicitaria televisiva, Ikea solicitó la composición de una canción original, con el mismo nombre de la campaña. Con “No es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita”, Ikea recurre al refranero popular y lo musicaliza estratégicamente. Así, crea un eslogan difícil de olvidar, y de paso, aprovecha para destacar (una vez más) la importancia de la simplicidad. Además, los dos anuncios televisivos fueron potenciado con una acción en redes sociales. Ikea animó a los clientes a través de una red social, a subir fotos familiares en las que se les viera conviviendo y compartiendo diferentes momentos. La acción, llamada “El mosaico de la felicidad” , fue ideada y desarrollada por Herraiz Soto.

Esto no se toca (España, 2007)

Está claro que la música juega un importante papel a la hora de transmitir un mensaje. Somos capaces de recordar sólamente un 20% de lo que escuchamos. Pero sí, además, el mensaje viene con forma de canción pegadiza…será imposible olvidarlo. Ikea lo sabe, y la música suele ser un recurso común en sus campañas publicitarias. Y como resultado, surgen eslóganes inolvidables. Como en aquella campaña de 2017. “Esto no se toca, quita. Con esto no se juega…”. ¿Te acuerdas? La canción, repetitiva hasta la saciedad, acompañaba una serie de imágenes que nos mostraban diferentes tipos de convivencia. Al final, la canción logró su cometido, y en pocas semanas, resultaba imposible no cantarla, y se popularizó por completo.

Cuando Ikea proclamó la República Independiente (España, 2006)

¿Quién no recuerda aquel famoso slogan que recorrió las bocas y los felpudos de los españoles? “Bienvenido a la República Independiente de tu casa”, fue el lema que Ikea lanzó a través de la agencia SCPF en el año 2006, para sustituir el anterior slogan “Redecora tu vida”. El nuevo lema fue incluido en una serie de anuncios televisivos que mostraban imágenes caseras grabadas por familias españolas. También se comenzaron a comercializar (a día de hoy, se sigue haciendo), felpudos con este slogan. La campaña tuvo el éxito esperado. Su difusión fue tal, que muchas casas españolas quisieron decorar la entrada de su casa con el felpudo. Se piensa que esta frase, que se hizo viral, era un homenáje a la II República Española. Teniendo en cuenta que en el año 2006 se cumplia el 75º aniversario de la proclamación, tiene sentido, ¿no?

Seguro que recuerdas parte de las campañas publicitarias que aquí mencionamos. Y es que, como decíamos, los anuncios de Ikea son difíciles de olvidar. Quizás, la multinacional reúne tres de los factores más importantes para elaborar buenas campañas publicitarias. En primer lugar, sabe emocionarnos. Los spots de Ikea apelan a nuestros sentmientos, nos inquietan, e incluso nos “hipnotizan”. Recurrir a la música y a las costumbres populares es otra forma de establecer ese vínculo con el espectador. Este vínculo del que hablamos, será el que le haga mirarnos en lugar de mirar hacia otro lado. Esta es la clave del contenido inteligente. Ikea ha dado con la fórmula, está claro que ha sabido llamar nuestra atención siempr. Y por eso, esperamos (y recordamos) sus apariciones.

Leer más
El contenido personalizado es el futuro de la televisión El contenido personalizado es el futuro de la televisión
26-Mar-18 by Somos Cranius
El contenido personalizado es el futuro de la televisión

En el caótico presente de la TV, cobra importancia el contenido personalizado

El futuro de la televisión ya está aquí: el contenido personalizado e interactivo convierte a los espectadores en partícipes.

En un artículo anterior, ya hablábamos sobre la serie interactiva dirigida por Steven Soderbergh para la HBO. Mosaic forma parte de un conjunto de programas y propuestas audiovisuales que anuncian el futuro de la televisión. La serie, tenía como característica especial que relegaba las riendas de la historia al espectador. Descargando una aplicación en el móvil, podías decidir desde qué punto de vista se asistía la historia. La experiencia de visualización se hace diferente para cada persona. Es una forma de ofrecer contenido personalizado. Como decíamos, no es el único programa de televisión que interactúa con sus espectadores. En estos últimos año, hemos visto como el futuro de la televisión, del que tanto profetizamos, se ha establecido. Eso sí, lo ha hecho en medio de un clima de caos y confusión, en el que los espectadores no siempre salen beneficiados.

Nuevo contexto, nuevas demandas. 

Con el auge de Internet, surgieron numerosos y originales prototipos de plataformas con infinitos usos y prestaciones. Los servicios bajo demanda, el pago por contenido, y la “televisión a la carta”, se han impuesto, marcando las reglas del nuevo paradigma televisivo. Una nueva forma de consumir televisión había nacido: la televisión deja de verse en tiempo real, y los espectadores deciden qué ver y cuándo verlo. El aparato de televisión es sustituído por la SmartTV, los smartphones, o las tablets, por lo que el propio contexto exigía la creación de un formato “móvil”. Desde este momento, comienza a surgir la guerra entre las nuevas plataformas que ofrecen contenido e incluso lo crean. Netflix, HBO, Sky, Movistar+, Amazon Prime Video…Incluso Redes Sociales están planeando crear su propio contenido. Facebook ya ha lanzado su primera amenaza a competidores como “Youtube”, al anunciar que preparan “Whatch”, una plataforma con contenido visual profesional.

Las compañías se sumergen en una lucha por ofrecer el mejor contenido. Por un lado es beneficioso, pues fomenta la producción de contenido inteligente. Por otro, es cuanto menos desventajoso, pues se dificulta y se reducen las posibilidades de acceder a una buena oferta televisiva. La fuerte competitividad afectará a los espectadores, pero también a los productores. Sin duda, estamos ante un momento en el que la creatividad debe aplicarse al máximo para destacar. Ante la competencia, se crea la constante necesidad de generar contenido de calidad. Este contenido debe ser contenido personalizado, adaptado al espectador. Pero además, debe entender el contexto en el que se desenvuelve dicho espectador. Viviremos cambios, muchos cambios. Hasta que el nuevo modelo se consolide, debemos tener en cuenta que nos encontramos basada en la experimentación y la prueba. Veremos cambios en los formatos, en los contenidos, y en los canales. 

Ante estos cambios, cabe preguntarse, en primer lugar ¿qué se espera para el futuro de los programas convencionales?

Estos deberán adaptarse al nuevo contexto, y entender que su presencia en Internet es necesaria para su existencia. Los canales tradicionales deberán adaptar su oferta a la nueva forma de ver televisión. Convivirán con los servicios de pago bajo demanda, sí. Pero deberán “modernizarse”. El factor de éxito dependerá en gran medida de su presencia en Internet: cuantos más contenidos online ofrezca, más posibilidades tendrá de mantener su audiencia. Aquí, el canal de televisión tradicional puede encontrar en el streaming un aliado perfecto. Pero además, los programas convencionales deberán intentar “colarse” en la oferta de las nuevas plataformas creadoras de contenido.

Otro aspecto que deberán tener en cuenta en este nuevo contexto será la publicidad. Los canales de televisión convencionales tienen que comprender las circunstancias en las que compiten. La publicidad debe reducirse en la televisión convencional, pues de lo contrario los espectadores huirán hacia mejores opciones.

Nuevos contenidos: contenido inteligente, contenido personalizado, contenido interactivo.

Sin embargo, la revolución digital y el propio contexto, exigen, además de nuevos modelos de negocio, nuevos tipos de contenidos. En un momento en que el espectador, usuario, o cliente, se encuentra totalmente expuesto a estímulos y su capacidad de atención tiene altas probabilidades de decaer, se hace imprescindible integrarlo en la experiencia. El nuevo contexto exigía una implicación del espectador, un cambio de su papel pasivo a un papel activo. La integración del espectador en el propio contenido era una forma de fidelizar la audiencia. Y, pensemos, ¿qué mejor forma de integrar al espectador que hacerle partícipe del guión?

En eso se basaba Mosaic, la nueva joya de la HBO. Ya con anterioridad, Netflix tuvo iniciativas parecidas tiempo antes, dirigidas a los más pequeños. El pasado verano, la plataforma emitió dos series interactivas: El Gato con Botas: atrapado en un cuento épico, y Buddy Thunderstruck: la pila del quizá. Ambas series comparten formato y permiten a sus seguidores elegir cómo seguía la historia. En la primera, que contaba con dos finales alternativos, los espectadores tenían hasta trece momentos diferentes de elección. En Buddy Thunderstruck, los seguidores podían elegir en ocho momentos diferentes caminos. Esta última contaba con cuatro finales alternativos. Netflix dejó clara su intención de trabajar en estos formatos, pues también anunció una tercera serie, Stretch Amstrong: The Breakout. 

El contenido transmedia (relatos que de desarrollan por diferentes medios y con la participación activa del espectador), ha llegado, en sus inicios ligada al contenido infantil. Sin embargo, vemos cómo se ha convertido rápidamente en una estrategia para generar contenidos inteligentes. Mosaic es la primera de muchas series Interactivas para adultos, y queda claro que la interactividad se ha convertido en un recurso estupendo para contenidos virales. Las series con un amplio índice de audiencia sin duda se beneficiarán de la interactividad, estimulado la participación de sus espectadores. Esto,  a su vez, llevará a una mayor fidelización. Ofrecer contenido personalizado y brindar al espectador la posibilidad de elegir qué sucede en la historia permitirá crear infinitas narrativas. Esto afectará, sobre todo, a la esperanza de vida del producto, que será mayor.

Mayor coste de producción

Por supuesto, tanto el contenido transmedia y personalizado, como el contenido interactivo, tienen también sus desventajas. No todo será de color de rosa. Hay que tener en cuenta que la interactividad supone un alto coste de producción, lo cual es un reto teniendo en cuenta la necesidad de reducir la publicidad para no saturar al espectador. Las series que pregunten a sus espectadores cómo continuará la trama, poseen infinitas posibilidades, giros y vueltas de tuerca. Por supuesto, esto es trabajo extra, que afecta a todas las figuras implicadas en el proceso. Evidentemente, si la trama se vuelve de mayor complejidad, el coste de su desarrollo será mayor. Cuanto mayor sea el nivel de interactividad con el usuario, más compleja será la trama, y por tanto, más cara.

Y ahora, en serio. ¿Cuál es su futuro? VR y AR.

Sin lugar a dudas, estos dos terminos han dado mucho de que hablar. No debemos confundirlos. Realidad Aumentada y Realidad Virtual no son lo mismo, en absoluto. Sin embargo, si que van caminados hacia un mismo fin: ofrecer al usuario una experiencia ficticia lo más cercana posible de la realidad. Mientras que la realidad virtual modifica la realidad que observamos y nos presenta una realidad ficticia, virtual; la realidad aumentada introduce elementos virtuales en la realidad que percibe nuestro sentido de la vista.

Aunque estas dos técnicas sean diferentes, ambas están encaminadas a cambiar la experiencia del ser humano en el ámbito del entretenimiento. Y son el siguiente salto en el mundo de la TV. Como vemos, plataformas como Netflix o HBO ya han realizado sus primera pruebas con realidad virtual. Si bien es cierto que sólo han experimentado en la carta de presentación de sus contenidos (y no en los contenidos en sí), podría considerarse un avance de lo que llega. Ambas técnicas están revolucionando el ámbito del cine y de los videojuegos. Aun así, seguro que no tardamos mucho en sorprendernos con sus aplicaciones en el ámbito televisivo. 

Ya sabes de sobra cuál es nuestro quehacer. Ya conoces qué nos conmueve y nos apasiona en Cranius. Combinar creatividad y lógica para crear soluciones inteligentes. A nosotros nos encanta el contenido personalizado e interactivo, y adoramos el camino que está tomando el mundo de la TV y el cine. Sin duda estamos viviendo un momento maravilloso. Los avances tecnológicos, y el propio cambio del contexto, crean un ambiente muy favorable para las soluciones creativas y originales. Estamos seguros de que los contenidos televisivos y cinematográficos que vendrán, estarán cargados de creatividad, buen gusto, y originalidad. Somos conscientes del auténtico caos que se está forjando. Cada vez es más difícil decidir qué queremos ver. Qué plataforma contratar. Pero, por otro lado, esto es sinónimo de un buen nivel de producción, y sobre todo, de creatividad.

¿Qué opinas?

Leer más
big data al rescate del marketing de contenidos big data al rescate del marketing de contenidos
13-Mar-18 by Somos Cranius

big data al rescate del marketing de contenidos

Claves para un buen Marketing de Contenidos en la era de la Infoxicación 

Desde la consolidación del Internet de las Personas, la cantidad de información que hemos recopilado ha sido inmensa. Actualmente nos encontramos en una situación crítica, en la que los internautas estamos tan saturados de información que a veces somos incapaces de procesar parte de ella. Esto es la Infoxicación, la enfermedad de la sociedad digital. La Infoxicación exige crear nuevas formas de comunicarse con el consumidor. El Marketing de Contenidos debe elaborar nuevas estrategias basadas en la combinación de datos y creatividad para elaborar mensajes adaptados a los diferentes consumidores. Solo así, conociendo al consumidor y generando mensajes personalizados, conseguiremos que el mensaje llegue al destinatario sin pasar desapercibido.

En las siguientes líneas….

Analizaré qué ha sucedido para que lleguemos a este punto de saturación informativa.

Explicaré qué es el Contenido Inteligente, y por qué es tan importante.

También dedicaremos unas líneas a definir el Big Data y explicaré cómo puede salvarnos.

 

Saturación de Contenidos. ¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

Desde la llegada de la Era Digital, la cantidad de información acumulada ha ido en aumento. Internet nos ofreció la posibilidad de acceder a grandes cantidades de información de forma inmediata. Del mismo modo, proporcionó a sus usuarios la capacidad de crear y compartir contenidos. Esto, evidentemente, derivó en aumento de la información ofrecida y consumida.

En la actualidad, el volumen de Información digital generada alcanza los 2 Zettabytes. Una cantidad impresionante de datos. Desde que en 1995 llegara el Internet de las Personas, no ha dejado de generarse información. Para ser más concretos, retrocediendo en el tiempo únicamente cinco años, podemos encontrar un aumento del 900% en el nivel de Información acumulada. Encabezando las principales razones, se encuentra la consolidación del uso de Redes Sociales. Facebook, Snapchat, Instagram, Twitter, Google +….Actualmente contamos con una amplia oferta de plataformas sociales, en función de preferencias y necesidades. Sólamente Facebook posee aproximadamente 1.900 millones de usuarios activos en un mes. WhatsApp acoge a más de 1.200 millones.

Las plataformas sociales permiten a los usuarios crear y difundir información.

Así pues, el nuevo paradigma, en el que las Redes Sociales ocupan un lugar importante, se caracterizó por tener a millones y millones de personas generando contenido de forma constante.

Por otro lado, con la comercialización del I Phone y llegada oficial del Smartphone, por primera vez se les ofreció a los usuarios la conexión en movimiento. Ya no era necesario disponer de un ordenador para conectarse a Internet. Esto provocó una burbuja en la que se iba acumulando montones y montones de información. Por supuesto, durante este tiempo, el usuario aprendía a desenvolverse en el entorno digital. Durante este tiempo, el usuario iba aprendiendo los entresijos de la red, y claro, también aprendía a surfear evitando lo más molesto para él: la publicidad.

Esta situación se agravó más aún con la llegada del Machine to Machine. El paso del tiempo y los rápidos cambios anunciaron la llegada del Internet de Las Cosas, la última etapa de la evolución de Internet hasta la fecha.

El Internet de las Cosas se caracteriza por la interconexión digital de objetos cotidianos con Internet. Ahora, también los objetos que utilizamos en nuestro día a día pueden conectarse a Internet. Se estima que, para el año 2020, la cantidad de objetos conectados a la red sea de 40.000 millones.

Estos factores han ocasionado un panorama marcado por la saturación informativa. La gran cantidad de contenido generado, el hipertexto, y los múltiples canales a través de los cuales se generaba y compartía comunicación, a su vez, generaron un déficit en la capacidad de atención del consumidor. Por decirlo de alguna manera, el consumidor se hizo “inmune”. Su forma de consumir contenidos es “impulsiva”.

 

¿Qué es la Infoxicación?

El término Infoxicación fue acuñado por Alfons Cornella en el 1996. La infoxicación hace referencia a la sobrecarga informativa provocada por la producción excesiva de contenido.

Es un estado caracterizado por una gran cantidad de información histórica, tal que la relación señal/ruido es cada vez menor. Esto ocasiona finalmente grandes dificultades para estructurar la información y seleccionar aquella que es relevante.  

“El problema y su solución comparten el mismo origen: la red. Internet nos satura de información pero al mismo tiempo nos proporciona las herramientas para no morir “infoxicados”. El punto crítico está en comunicar más eficientemente.”

La infoxicación es la enfermedad digital del Siglo XXI. Los usuarios estamos sometidos a tanta información que nos resulta casi imposible procesarla. Nuestro problema es que no tenemos tiempo. No existe tiempo para discernir entre lo que es verídico y lo que no (fake news). No hay tiempo para profundizar en un contenido. No tenemos tiempo, porque antes de profundizar en una información, ya estamos en otra. Y, como no profundizamos en él, no sabemos cómo procesarla. Nuestra capacidad de comprensión ha disminuido porque estamos expuestos a demasiada información.

Como hemos visto, la saturación de contenidos afecta directamente al usuario, quién es incapaz de procesar la gran cantidad de información que le llega día a día a través de inputs. No obstante, también los creadores de contenido se ven afectados. Muchos de los mensajes destinados al usuario consumidor pasan desapercibido sin llamar su atención, por lo que el mensaje no llegará a su destino. Por si fuera poco, como anteriormente decíamos, el usuario ha aprendido a evadir la publicidad.

Las marcas que encontraron en las redes sociales de Internet una plataforma perfecta para comunicarse con sus consumidores, ahora se encuentran con el problema de la sobrecarga informativa.

¿Cuál puede ser entonces la solución? Elaborar contenido relevante, contenido Inteligente.

 

¿Qué es el Contenido Inteligente?

El Contenido Inteligente o Smart Content es aquel que escucha al consumidor, y se adapta a sus necesidades. El Contenido Inteligente es capaz de reproducir automáticamente la versión más idónea de un contenido informativo para su destinatario, gracias a la gestión de metadatos. Es decir, se trata de contenido personalizado.

Voy a tratar de ejemplificar. Imagina que vas a comprar ropa a unos grandes almacenes. Estás buscando algo que se adapte a tu estilo, que es informal y deportivo. Algo como, por ejemplo, unos pantalones de chándal. Después de pasar toda la tarde buscando ropa, encuentras dos pantalones muy parecidos en dos tiendas diferentes. En una de ellas, el pantalón que has encontrado tiene un color precioso y un tejido muy cómodo, pero es unitalla. Sin embargo, en la otra, el pantalón además de ser bonito y cómodo, tiene tallaje, y casualmente, la talla coincide con la tuya. Las dos prendas son ropa, y las dos prendas son pantalones. Pero, ¿Cuál de los dos te comprarías?

Lo mismo pasa con el contenido que consumes en tu día a día. El Contenido Inteligente se adapta perfectamente a tus gustos y preferencias, y por eso, es la única forma de escapar de la sobrecarga informativa.  El contenido Inteligente se hace escuchar.

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de elaborar Contenido Inteligente? Para que un contenido se adapte a su receptor deben tenerse en cuenta estos factores:

  1. La identificación del destinatario/receptor.
  2. La respuesta/interacción del receptor.
  3. El canal a través del cual viaja el mensaje.
  4. El contexto espacio-temporal del acto comunicativo en cuestión.

La Infoxicación ha creado nuevas exigencias en diversos ámbitos. En el Marketing de Contenidos, que es el que nos incumbe, se vuelve estrictamente necesario elaborar Contenido Inteligente.

 

¿Cómo conocer al consumidor? Big Data.

Para elaborar Contenido Inteligente es necesario conocer a nuestro consumidor. Para que el contenido se adapte y personalice a él, necesitamos conocer qué le conmueve, cuáles son sus necesidades, sus gustos, sus preferencias…. ¿Y cómo podemos conocer esto? La clave está en el Big Data.

La huella digital es el rastro digital que dejan los usuarios cuando navegan en la red. Todo lo que hacemos en Internet queda registrado. Cada click, es un dato. Este rastro digital proporciona pistas sobre el comportamiento del consumidor. A partir de aquí, podemos identificar un perfil determinado.

Por tanto, si para elaborar Contenido Inteligente necesitamos conocer al consumidor, y para conocer al consumidor basta con estructurar, ordenar, e interpretar los datos que deja su huella digital en la red, podríamos decir que…¡los datos son la clave!

Es labor del Marketing de Contenidos, entender que los datos están en el centro. Ellos son los que nos proporcionan información relevante, y necesaria para generar Contenido Inteligente adaptado al consumidor. Pero hay tantos y están tan desordenados, que resulta imposible estructurarlos de cualquier forma. Es necesario reestructurarlos, ordenarlos e interpretarlos.

Queda claro, para concluir, que la principal premisa del Marketing de Contenidos en la situación actual debe ser elaborar Contenidos Inteligentes. El nuevo Marketing de Contenidos debe generar mensajes capaces de acaparar la atención del público, cada vez está más fragmentada y dispersa. Para ello, es necesario conocer al consumidor; y, para eso, debemos interpretar los datos que conforman su huella digital. Estos nos ayudarán a descifrar la personalidad de nuestro destinatario, y por tanto, a elaborar un contenido de mayor valor. Las nuevas estrategias deben centrarse en el campo de batalla, que son las redes sociales (Facebook, Instagram, Twitter, etc…). En ellas es donde el consumidor pasa la mayor parte de su tiempo, y son las redes sociales las que más información guardan sobre nosotros.

¿Cuál es entonces la fórmula definitiva del Marketing de Contenidos? Aquella que combina efectivamente datos (data analysis) y creatividad (soluciones creativas) para maximizar los resultados de la comunicación, creando un mensaje personalizado.

Leer más