Prosumer: cuando el usuario consume…y produce.

23-Abr-18 by Somos Cranius

prosumer: usuario que consume y produce

El día en que las RRSS nos hizo partícipes de la marca.

Durante los años de evolución de Internet, nuestro papel como usuarios ha ido cambiando. Desde su nacimiento, la estructura arquitectónica de Internet se ha ido transformando, y como consecuencia, también la forma en la que nos comportamos en Internet. No obstante, si hubiese que marcar un punto de inflexión, un “momento” o un “evento”, que realmente hubiese desencadenado el cambio, ese sería el surgimiento de las Redes Sociales. Con su llegada todo cambió, dando lugar a nuevos términos como el que vamos a explicar hoy: prosumer.

Internet nació como una red de comunicación interconectada descentralizada. Esto significa que durante el proceso comunicativo no interviene ningún intermediario. Internet se planteó como un medio de comunicación democrático y transparente.

Con el surgimiento de las Redes Sociales, los usuarios tuvieron la oportunidad de conectarse con sus familiares y amigos, de manera instantánea y gratuita. En este sentido, Facebook marcó un antes y un después en la historia de Internet, pues rápidamente desarrollaría un nuevo modelo de negocio. En tan solo aproximadamente una década, Facebook desarrolló una plataforma perfecta para anunciantes. Las marcas emigraron así a esta red social. Allí, tenían la posibilidad de crear, publicar y compartir contenidos, como cualquier usuario. Los clientes comenzaron a seguir las páginas de sus marcas, en un intento por mantenerse actualizados sobre las últimas novedades. Así fue como se desencadenó un nuevo paradigma. Los usuarios de la red estaban descubriendo las nuevas posibilidades que ofrecía Internet. Como medio de comunicación, no tardaría, pues, en convertirse en una plataforma publicitaria.

Por otro lado, la Interactividad, una de las características que definen Internet como medio, se reforzó gracias a estas plataformas, que permitían a los usuarios publicar contenidos e interactuar entre ellos.

Así fue como, casi sin percibirlo, el usuario fue convirtiéndose en productor de contenidos. Su consumo de contenidos había pasado de ser pasivo, a ser activo. Internet era una plataforma perfecta para ello. Al eliminar los intermediarios, no había ningún tipo de censura o filtros para los usuarios a la hora de compartir sus publicaciones.

El término prosumer es un acrónimo que proviene de la fusión de las palabras producer (productor) y consumer (consumidor). Hace referencia a una nueva tendencia emergente, en el que el mismo agente produce y consume un producto.  Alvin y Heidi Toffler definió en su libro La tercera ola (1980) el término prosumo. El prosumo es una actividad que genera valor añadido al producto, aunque no en términos monetarios. Surge a raíz de las nuevas exigencias del consumidor, que necesita ser escuchado para satisfacer mejor sus necesidades. El prosumo es una actividad que forma parte de la economía invisible,porque no puede ser monetizada. Los prosumers, por tanto, son personas que agregan valor al producto de forma voluntaria, sin ánimo de lucro.

Resumiendo aún más esta breve explicación, podría decirse que el prosumer es el agente que produce y consume un producto. Y por tanto, prosumo es la actividad en sí misma, el proceso de producir y consumir al mismo tiempo.

Por poner un ejemplo, un prosumer sería el cliente que acude a una tienda de bricolaje a comprar materiales para fabricar un armario. Prosumo sería el proceso que va desde el momento en que adquiere los materiales hasta que coloca la última pieza del nuevo producto acabado.

Traducido a términos digitales, podemos afirmar que el prosumo es una tendencia emergente. En las RRSS, donde los usuarios siguen sus marcas favoritas y opinan públicamente sobre sus productos, es donde, casi de forma imperceptible, el consumidor se convierte en prosumidor. Los usuarios están constantemente hiperconectados, rastrean información y ejercen juicios de valor sobre los producto. Detecta virtudes e imperfecciones, hace reseñas y recomendaciones, así como comparaciones. Sin darse cuenta, está contribuyendo a aumentar o disminuir el valor del producto.

Así, podemos resumir las características de este nuevo tipo de consumidor inteligente:

  1. Hiperconectado.
  2. Superinformado.
  3. Ejerce juicios de valor.
  4. Establece comparaciones.
  5. Influye en la opinión pública.
  6. Aporta valor al producto.

En la actualidad, el mercado se encuentra saturado de competencia. Las marcas ya han tomado conciencia de que necesitan adoptar una estrategia bidireccional. En nuestra estrategia de marketing digital, debemos ser conscientes de la importancia de tener a este tipo de consumidores de nuestra parte. Si su opinión sobre nuestro producto o servicio es buena, influirá en nuestros ingresos. Del mismo modo que si su opinión es negativa. Pero nuestros prosumers no deben asustarnos. Todo lo contrario. Una buena estrategia puede conseguir que actúen en nuestro favor. También podemos utilizar sus contenidos en nuestra campaña. En este artículo os hablábamos de AiMEN. Para la campaña publicitaria de la serie televisiva The Young Pope, la agencia de publicidad BETC desarrolló una aplicación que utilizaba Inteligencia Artificial para responder a los mensajes más paganos de los usuarios con versos de la Biblia. En Cranius opinamos que, sin lugar a duda, una estrategia original que utilice el contenido generado por los usuarios es la mejor forma de llegar a ellos. ¿No crees?

Tags

Artículos Relacionados